¿Te has sentido ofendido cuando te han puesto límites a ti?

Hoy hablo con Giulliana Cañola, psicóloga y coach profesional. Nos ha indicado algunos tips para los niños y para los adultos a la hora de ponerse límites.

¿Si otras personas os ponen límites a vosotros, como os sentís? Si os sentís incómodos o mal puede ser por la falta de seguridad en vosotros mismos. También pueden surgir miedos: al rechazo, a que me critiquen, al conflicto…

Al ponerse uno mismo los límites, debemos tener en cuenta que no hay que faltar al respeto a la persona de enfrente y tampoco a ti. Es decir, aceptar que estás en un momento de aprendizaje y que tardarás algo de tiempo en conseguir lo que quieres.

Algunos tips para niños: Hablarle en positivo, mostrarnos flexibles, usar mensajes concretos, consenso entre las personas que están al cuidado del niño.

Algunos tips para adultos: Ponernos nuestro espacio personal, tanto mental como físico. ¿Cuál ha sido mi comportamiento en “x” situación? ¿Cómo me sentí y qué emociones salieron? ¿Dónde me siento tranquila/o, conectado conmigo misma/o?

Recuerda, poner límites es un cambio y eso altera nuestros sentimientos. Al principio cuesta adaptarse porque nos remueve por dentro, sin embargo, poco a poco sentimos el bienestar de haber provocado el cambio.

¿Es tu momento de poner límites? Escríbeme o reserva una cita, estaré encantada de que hablemos.